El dolor de cuello es una de las molestias más habituales en nuestro día a día. A veces es más leve y otras más intenso. Se hace presente en algunos movimientos o posturas, recordándonos que está allí y, en el peor de los casos, se queda con nosotros durante meses.

Puede que hayas acudido al médico buscando su origen y su solución o que hayas intentado aliviarlo con relajantes musculares o calmantes (analgésicos) como el Paracetamol, pero en muchos casos el dolor se reduce o desaparece solo de forma temporal y a los pocos días lo tenemos allí de nuevo.

¿Por qué reaparece el dolor de cuello?

La respuesta es bastante fácil: porque lo que lo causó en primera instancia no ha cambiado. Es decir, si el origen sigue siendo el mismo, el resultado también lo será. Muchas horas frente a una pantalla de ordenador, o sentados en la oficina, o cualquier otra postura que suponga forzar las cervicales hace que el dolor regrese con demasiada frecuencia. Eso nos lleva a no descansar bien por las noches, a levantarnos con menos energía, más irritables y hasta maldecimos a la hora de conducir porque ni siquiera podemos girar el cuello en condiciones.

Esperamos el fin de semana con la ilusión de que el descanso lo quite.

Llega el lunes e intentamos comenzar con buena actitud al despertar la familia, en el trabajo con los compañeros, pero después de tanto tiempo sin un descanso reparador, el dolor se transforma en una carga cada vez más difícil de llevar.

También solemos pensar que con unas vacaciones se solucionaría. Pero llegan, pasan y al final, ni por esas.

Cuando permanecemos varias horas en una postura o realizando una misma actividad repetidas veces, con el estrés habitual, sin tomar conciencia de nuestro cuerpo y prestando atención sólo a nuestro trabajo o a lo que nos preocupa en ese momento, hacemos que las condiciones de nuestros músculos se modifiquen.

¿Por qué es importante reducir la tensión muscular?

El aumento de la tensión muscular afecta al trofismo, o sea, la nutrición y el estado de conservación de los músculos. Entonces aparecen endurecimientos, fibrosis, que originan además de dolor que las propiedades del músculo se modifiquen.

  • La extensibilidad, capacidad de estirarse sin manifestar daño, le permite al músculo alargarse cuando está relajado.
  • La elasticidad, capacidad de retornar a la posición original luego de estar alargado o acortado.
  • La exitabilidad significa que el tejido muscular puede responder a un estímulo mediante la producción de señales eléctricas. Pero si su condición está modificada por la tensión sólo genera irritabilidad.
  • La contractilidad es la característica única del tejido muscular, es la capacidad de acortarse o engrosarse para producir el movimiento y realizar una fuerza. La pérdida de ella trae cansancio y rigidez.

¿Se puede eliminar el dolor de cuello?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que cualquier malestar físico, incluido el dolor de cuello, es un síntoma que aparece por razones muy diversas y de muy distinta gravedad y que primero habrá que saber cuál es su origen: una lesión, una mala postura, el resultado del estrés o de debilidad muscular por falta de ejercicio, lesiones, hernias de disco, espondilosis, artritis reumatoide…

Tratamiento comprobado para el dolor de origen muscular

Basándonos en años de experiencia, nuestra propuesta para el tratamiento de la cervicalgia de origen muscular es una combinación de éxito: radiofrecuencia con fisioterapia.

Radiofrecuenci

Habitualmente las ondas que envía el aparato pasan al paciente a través de un cabezal o electrodo. Sin embargo, la eficacia del tratamiento es aun mayor cuando son las propias manos del fisioterapeuta las que actúan como transmisores. Esto lo conseguimos con el uso de unos manguitos que se coloca el terapeuta.

Los beneficios de esto son muchos: las manos se adaptan perfectamente al cuello y a resto de zonas doloridas (base de la nuca, hombros…), el contacto es mucho más agradable y relajante, pero lo más importante, el fisioterapeuta sabe cómo, dónde y con qué intensidad debe ejercer la presión para restablecer el estado normal de la fibra muscular, lo que acompañado del estiramiento facilitado y propioceptivo lo transforma en una terapia muy potente contra el dolor, la tensión y rigidez.

A esto le añadiremos los consejos del profesional sobre higiene postural que sin duda serán de gran ayuda en la curación.

¿Por qué el doble de beneficio?

Con la técnica de las manos en la misma sesión otorgamos un doble de beneficio: potenciar los efectos del aparato y obtener un resultado más duradero en el tiempo:

  • Trabajamos sobre el sistema circulatorio para devolver la llegada de sangre y con ello la nutrición y oxigenación.
  • Estimulamos también el sistema linfático favoreciendo que no se produzcan inflamaciones y se eliminen las toxinas de nuestro cuerpo.
  • Trabajamos también el sistema nervioso y los puntos gatillos, que nos dan dolores en partes más alejadas del cuerpo, hipersensibilidad y fatiga prematura.

Con el aparato:

  • Tratamos en profundidad el tejido muscular, reduciendo la inflamación.
  • Reducimos el tiempo de recuperación de cualquier lesión.

Pero la verdad es que la radiofrecuencia aporta muchos beneficios adicionales que puedes consultar aquí.

¿Qué puedo esperar de la radiofrecuencia?

En la primera sesión comprobarás la relajación con el uso del calor y notarás cómo mejora la elasticidad de los tejidos gracias a las maniobras con diferentes pasajes de las manos y estiramientos.  A partir de la 2º sesión el dolor pasa a sólo una molestia y en la 3º verás cómo se restablece tu capacidad de movimiento. En la 5º estarás muy contento de haber venido 😉

Ya has probado otras cosas y crees que será largo o caro

  • Si crees que lleva mucho tiempo no es así, tan sólo debes acudir a tratamiento una vez a la semana, una hora.
  • Si crees que por estar sometido a diario a una tensión excesiva al poco tiempo estarás igual no es así, lo que consigues es movilidad y recuperas energía.
  • Si crees que porque es crónico no dará resultado tampoco es así, seguramente encontrarás un alivio importante en poco tiempo y con ello una mejoría en tu calidad de vida.
  • Si crees que es caro, te sorprenderá, pero además piensa que lo caro es no descansar bien por la noche, estar irritable cada día, estar cada vez más rígido por la alteración en la movilidad, vivir siempre cansado y tener un envejecimiento prematuro.

¿Qué te ofrecemos?

Una sesión en la que tú no tienes que hacer nada más que sentir la relajación y las manos del fisioterapeuta.

Sentirás cómo desaparece el dolor mientras recuperas movilidad.

Observarás cómo controlas nuevamente tu día y mejoras tu relación con los demás.

Gentnova radiofrecuencia

Un tratamiento con resultados demostrados

Quiero contarte dos casos reales para que veas que la terapia sí funciona, tanto si es un dolor de poco tiempo, como si es crónico de muchos años.

Caso 1

Francisca trabaja en una asesoría de empresas, lo cual no le supone un desgaste físico importante. Sin embargo, llegado el mediodía no podía siquiera levantar el brazo para colocar unos expedientes en la estantería. Llevaba varios días con dolor en el cuello y la zona alta de la espalda, incluso algunos con dolores de cabeza también, dolores cuyo ir y venir conseguía sobrellevar con medicación.

Vino a consulta muy nerviosa contando que, tras levantarse esa mañana, desayunar y preparar a sus hijos para ir al colegio, estaba conduciendo cuando se dio cuenta del dolor y la dificultad que tenía en ese momento para girar la cabeza y alcanzarle una libreta a su hijo mayor. El hecho de no poder usar el brazo de forma natural en la oficina la asustaba mucho ya que, en casa, con sus niños de 3 y 7 años, debe continuar con las tareas hasta que llega su marido.

Relató que nunca había tenido tanto dolor, que siempre había sido muy activa, e incluso iba al gimnasio 2 veces por semana, pero al notar que los calmantes no hacían efecto más allá de unas horas y no podía continuar así, decidió buscar ayuda rápidamente.

Con Francisca empezamos la 1º sesión evaluando su postura, identificando sus puntos de dolor, viendo que articulaciones y movimientos estaban más bloqueados y comenzamos con el tratamiento ese mismo día. Al terminar la sesión se encontraba mejor, el dolor había disminuido notablemente y su movilidad también había mejorado, con lo cual estaba muy contenta de haber acudido a la clínica.

En la 3ª sesión ya había recuperado casi toda la movilidad, no notaba dolor, e igualmente seguía con ganas de continuar dado que le gustaba la sesión, y ese era un momento único para ella al reconciliarse con su cuerpo.

Caso 2

Otro caso es el de Vicente, de 57 años de edad, peluquero, que regenta el negocio familiar desde hace muchos años. A Vicente su profesión lo lleva a estar muchas horas de pie, con posturas muy marcadas y gestos muy repetitivos a lo largo de su día para cortar y peinar el cabello de sus clientas. A pesar de contar en su peluquería con sillones de peinado modernos y regulables en altura para su comodidad y el cuidado de su espalda, constantemente siente un dolor que no termina de desaparecer.

Siguió los consejos de su médico, se realizó una RX, la cual desvelaba una rectificación de la columna cervical, signos de artrosis propia de la edad y desgaste articular; comenzó con la medicación pautada para el dolor y continuó con la natación que ya realizaba 2 veces por semana.

Vicente comenta que antes el dolor lo sobrellevaba mejor, que acostumbró a acomodar su cuerpo a la hora de trabajar para evitarlo, pero ahora no consigue hacerlo y además experimenta falta de fuerza en sus brazos, cosa que le preocupa bastante.

Al realizar la exploración física a nuestro paciente, claramente vemos la adaptación de su cuerpo a evitar el dolor como él bien explicaba, y la modificación del movimiento acortando el recorrido articular que disminuye la fuerza. Si bien no podríamos cambiar la disposición de su sistema óseo, sí podemos focalizarnos en trabajar la musculatura que ayuda en el sostén de su sistema estructural y en sus movimientos.

Con la radiofrecuencia recuperamos el estado de músculos, tendones y ligamentos, así como eliminamos el dolor, agregando nuestro trabajo de manos en sistema circulatorio, sistema linfático y sistema nervioso que no pueden faltar para que el tratamiento perdure en el tiempo.

La solución en estos casos crónicos no es definitiva, pero hará que personas como Vicente se desprendan del dolor diario, pongan un freno a la evolución de su patología y experimenten esa sensación de haberse quitado un peso, volviendo a conseguir la ligereza y la soltura en sus movimientos que parecía olvidada.

Estos son solo dos casos, como tantos otros que ya conocen los beneficios de esta terapia. Tú también tienes la oportunidad.

Miriam C. Baraldi, Fisioterapeuta

 

 

Imagen de cabecera by Freepik <a href=”http://www.freepik.com”>Designed by Freepik</a> Imagen máquina www.r200radiofrecuencia.org